Y SIN EMBARGO magazine

Avatares de la vida. Ninots de UU, Miguel Ruibal, fernandoprats, Nirvana SQ, Leonie Polah, Brancolina, Thomas Hagström, Anna Christina, Thierry Tillier, Ezequiel Ruiz

Seven years of a periodical and independent publication is perhaps both necessary and long enough a time to verify or put into practice a set of ideas, wishes and adventures. YSE closes a cycle, but doesn’t close (neither literally nor metaforically). Seguiremos, pero seremos otros.

On air: YSE #29, LAST/s.

the playing fields, hello new world

 The Playing Fields

Para escuchar a The Playing Fields es imprescindible compenetrarse en el mundo sombrío y denso que proponen, ya que un oído desprevenido podría llegar a sentirse agobiado con extrema facilidad. Pero tienen una particularidad muy especial que colabora en evitar este peligro: cada influencia que admiten puede ser reconocida en algún momento de “Hello New World”, con lo cual quien se acerque a ellos a partir de coincidencias en los gustos encontrará referencias con extrema facilidad. El cuarteto se destaca por melodías tan prolijas como intensas, con sonidos suaves que utilizan la distorsión para crear crescendos explosivos, frutos de la energía contenida a lo largo de las canciones y que hacen las veces de liberadores. Si bien el sonido no es original ni mucho menos; suena por momentos a Radiohead (Sylvia Thompson), otros a The Cure (Glass & concrete). En ningún momento esto les quita credibilidad sino que por el contrario, cumple la función de homenaje a sus bandas favoritas. El dramático “Valley of salt” y el anárquico “Protect the human” son los dos extremos estilísticos del trabajo, y probablemente sus mejores momentos. The Playing Fields tiene un fuerte anclaje en los finales de la década del ’70 y primeros años de la del ’80, pero ha sabido absorber e incorporar a su música buena parte del brit pop de los ’90 redondeando un interesante y prometedor resultado.

(Artículo de YSE#12. Por Hernán Dardes)