Y SIN EMBARGO magazine

Avatares de la vida. Ninots de UU, Miguel Ruibal, fernandoprats, Nirvana SQ, Leonie Polah, Brancolina, Thomas Hagström, Anna Christina, Thierry Tillier, Ezequiel Ruiz

Seven years of a periodical and independent publication is perhaps both necessary and long enough a time to verify or put into practice a set of ideas, wishes and adventures. YSE closes a cycle, but doesn’t close (neither literally nor metaforically). Seguiremos, pero seremos otros.

On air: YSE #29, LAST/s.

tom waits en directo, barcelona: blues cubista

Tom Waits en Barcelona, 14/07/2008

Vino Tom Waits. Sí, vino.

Tras más de veinte años de espera (el festival mallorquí Waiting for Waits es una prueba de ello), Tom, de 58 años, desgranó anoche en algo más de dos horas una ecléctica selección de su repertorio, ante un público conocedor de su obra y ya ganado de antemano.

Algunas horas antes del comienzo, los alrededores del Parc del Fórum de Barcelona comenzaban a engalanarse para la ocasión y es que a pesar del excesivo precio de las entradas (100-125 eur. más comisiones), sus seguidores habían dado buena cuenta del aforo del Auditori rápidamente.

El concierto comenzó a las diez de la noche, media hora más tarde de lo anunciado, y le tomó tres canciones al sonido terminar de acomodarse a los increíblemente graves, grávidos y guturales espasmos sonoros que brotaban de la garganta de Waits.

La banda que lo acompaña cumplió con lo justo, sin excesos ni virtuosismos. Formada por seis músicos: Omar Torrez (guitarra), Patrick Warren (teclados), Seth Ford Young (contrabajo), Vincent Henry (vientos), Casey Waits (batería y percusión) y Sullivan Waits (congas y clarinete), sí, los dos hijos del señor W. No estaba Marc Ribot y a último momento tampoco Mr. Larry Taylor, pero no desentonaron: el grupo de apoyo fue el grupo de apoyo.

Es cierto: treinta años después de Foreign affairs la música de Tom Waits ha devenido un universo particular como pocos. Esto no es “Brown sugar”, con perdón de sus majestades. La deforme deconstrucción sonora de Waits se apoltrona en la ironía para desde allí erigir un discurso magnético e independiente sin otra fisura que la de su garganta de arena.

Circo, percusión, cabaret, cine noir, blues de chicago transmutado, jazz desfigurado, folk de raíces en exilio permanente.

Es difícil corear sus canciones y sin embargo anoche el público lo consiguió en varias ocasiones: “On the nickel”, “You can never hold back spring”, “Clap hands” y “Rain dogs”, entre otras.

«Glitter and Doom» es el nombre de la gira que, sin la excusa de un disco nuevo -además del triple compilado Brawlers, bawlers & bastards, su último trabajo de estudio es Real gone (2004), del que ya hablamos en YSE #02- lo trajo a Europa y que ahora lo llevará a Milán, Praga, París, Edimburgo y Dublín, en un total de quince shows.

Hoy releeré la edición limitada del chapbook “True confessions” (una auto-entrevista de Waits x Waits) al tronar de “Bone machine” y no escucharé el disco de Scarlett.

(Por Fernando Prats para Y SIN EMBARGO magazine)